1 noviembre, 2016

¿QUÉ ES LA TERAPIA DIALÉCTICO CONDUCTUAL?

 

La Terapia Dialéctica-Conductual es un tratamiento basado en la evidencia que fue originalmente desarrollado para adultos con riesgo de suicidio.

Normalmente la DBT se asocia a intervenciones para el trastorno límite de la personalidad (TLP), el cual se caracteriza por una desregulación tanto emocional, como conductual, cognitiva, interpersonal y de la propia identidad que se da principios de la edad adulta y aparece en diferentes áreas de la vida de la persona (Linehan, 1993).

Las personas con dificultades para regular sus emociones de manera persistente frecuentemente llevan a cabo conductas disfuncionales (p.ej. uso de sustancias, conductas alimentarias disfuncionales, autolesiones, etc…)

La terapia dialectico conductual realiza inicialmente un trabajo con el paciente dentro de terapia individual para en una segunda etapa trabajar en terapia grupal. En mi consulta trabajo con diferentes técnicas de la DBT, utilizando el protocolo de terapia individual, (si se considera de elección dicha terapia para el paciente)

La Terapia aborda de manera en jerarquía los siguientes objetivos, si no existiesen se aborda al siguiente objetivo:

* Disminución de comportamientos suicidas de alto riesgo

* Disminución de respuestas o comportamientos (ya sea por el terapeuta o por el paciente) que interfieran con la terapia

* Disminución de comportamientos que interfieran con la calidad de vida

* Disminución y manejo de las respuestas de tensión postraumática

* Incrementar el respeto por sí mismo

* Adquisición de las habilidades conductuales enseñadas en grupo

* Objetivos adicionales establecidos por el paciente

¿A qué pacientes está dirigido la DBT?

La DBT en su evolución se ha adaptado mediante un tratamiento multi-componente de forma flexible a diferentes problemáticas pudiendo utilizarse con adultos y adolescentes que muestran un rango amplio de dificultades de regulación emocional. Debido a que la DBT trata emociones y conductas

problemáticas se puede utilizar en diferentes patologías como el suicidio y las autolesiones no suicidas, el trastorno bipolar, la depresión y los trastornos de ansiedad, en el trastorno de estrés postraumático y en los trastornos de conducta.