28 octubre, 2016

¿QUÉ ES EL MINDFULNESS?

El mindfulness es una técnica derivada del budismo Zen.

El termino mindfulness no tiene una traducción directa al castellano. Por ello se utiliza la palabra inglesa. Siendo la definición más aproximada, “atención plena”. Implica focalizarse en el momento presente de forma activa, es decir, siendo conscientes de la propia experiencia que estamos viviendo tanto dentro como de manera externa a nosotros, con la condición necesaria de no buscar ejercer control sobre la misma, ya sea un pensamiento, una emoción o la acción de otra persona, etc. Debiendo permanecer en una actitud de observación, sintiendo y percibiendo lo que sucede sin intervenir y sin juzgar. Esto nos permite que lo que tenga que suceder sucederá de un modo completo, sintiendo hasta el final la experiencia.

El mindfulness explica que evitar el dolor y aferrarnos al placer no hace más que multiplicar nuestro sufrimiento.

Durante la década de los 90 varios psicólogos empezaron a utilizar de manera adaptada y bajo el más absoluto rigor científico varias técnicas nacidas del budismo, dando lugar a nuevas psicoterapias que las integraban. Es lo que se conoce como las psicoterapias de tercera generación, como la terapia cognitiva basada en mindfulness, la terapia dialéctica conductual, la terapia de aceptación y compromiso (ACT) o la psicoterapia analítica funcional.

Sendas investigaciones han demostrado la eficacia de este tipo de intervenciones y actualmente somos más los psicólogos que incorporamos estas técnicas terapéuticas a nuestra terapia.

Pero el mindfulness es mucho más que una técnica psicológica. Es un modo de vida, un modo de estar en el mundo y un modo de comportarse, actuar, sentir o de enfrentarse a los obstáculos y dificultades de nuestras vidas. Es un modo de vida que implica dejar de huir del sufrimiento para aceptarlo como una parte inherente a la vida, algo que estará siempre presente, junto con la felicidad. Ambas partes son inseparables y nos ayudaran en nuestro desarrollo personal.

Los beneficios del mindfulness

El mindfulness es un estado que te ayuda a entrar en relajación, alerta y en paz. Varias investigaciones científicas realizadas muestran que disminuye el estrés, reduce la depresión, hace más fácil soportar el dolor y aumenta la autoaceptación y autoconocimiento.

  • Te ayuda a tomar distancia de tus propias emociones y pensamientos, permitiéndote verlos desde fuera y con mayor claridad y perspectiva. Estoayuda a madurar emocionalmente, a entender tu yo interior y a evolucionar aceptando las circunstancias de la vida.
  • Despierta la creatividad, la relajación nos permite tener mayor lucidez mental, permitiéndonos pensar de forma diferente y dando por lo tanto nuevas alternativas para resolver los conflictos cotidianos.
  • Gracias a la meditación y a la relajación, tu cuerpo se libera de preocupaciones conciliando mucho mejor el sueño.
  • Stop al estrés, el mindfulness reduce los niveles de cortisol (la hormona del estrés) y reduce la presión arterial.
  • La práctica del mindfulness te permite conectar más con los demás por lo tanto aumentaras tu empatía.
  • Pero una de las cosas más importantes es que te permite controlar tu mente y todo lo que sucede en ella: pensamientos, emociones, recuerdos, imágenes mentales.

El mindfulness te ayuda a tomar las riendas de tu mente.

El mindfulness te ayuda también a estar en el presente, que es el único lugar donde puedes ser verdaderamente feliz (no recordando y sufriendo por eventos del pasado o soñando con el futuro y por tanto dejando de disfrutar y perdiéndote los momentos del presente).

Cómo practicar mindfulness La meditación es una de las formas más habituales de practicar mindfulness, pero no es la única. En realidad, el objetivo del mindfulness es acabar convirtiéndose en aparte de tu día a día; se trata de vivir en un estado de mindfulness el mayor tiempo posible, en cualquier cosa que hagas y en cualquier momento, ya sea trabajando, comiendo, paseando, hablando con alguien…

Imaginemos que estás haciendo algo tan simple como cenar, mientras estás en tu casa, a solas. Para hacer esta acción con mindfulness, lo primero es ser plenamente consciente de lo que estás haciendo, de cada sabor, movimiento, de cada aroma, aceptando esa experiencia tal y como sucede y centrando toda tu atención en ella como si no existiese en ese momento nada más en el mundo.

Sin embargo, lo habitual en nuestra vida diaria es estar disperso en mil cosas, esto nos puede llegar a generar estrés. ¿No te gustaría cambiar el chip y estar más presente en el presente?

En consulta aprenderás a utilizar e implementar el mindfulness en tu día a día.

Recuerda a menudo, la distancia que separa el éxito del fracaso está en la capacidad de concentración.