Optimiza tu tiempo

Optimiza tu tiempo “la técnica del Pomodoro”

Pomodoro es la palabra que se utiliza en Italia para referirse al tomate. La técnica Pomodoro es un método de gestión del tiempo que fue creado en los años 80 por Francesco Carrillo. Surgió como estrategia para gestionar el tiempo mientras estudiaba en la universidad y, de este modo optimizar y minimizar la pérdida del mismo.

Para ello utilizo un elemento tan sencillo como un temporizador de cocina con forma de tomate. El cual programaba en intervalos de 25 minutos con descansos de 5 minutos entre medias. A cada sesión de 25 minutos la llamó un “pomodoro”.

Lo más atrayente de esta técnica es su simplicidad, tanto en la forma como en el contenido. Al estructurar el tiempo en intervalos de 25 minutos podrás concentrarte en la tarea. Y tan sólo necesitarás un temporizador, apuntes y marcadores (o lo que necesites). ¿fácil verdad?

A continuación, te voy a explicar de forma breve y sencilla los pasos a dar, para que tú mismo/a puedas utilizar esta herramienta tan fantástica.

Inicialmente, escribe una lista de tareas u objetivos que deseas lograr ese día. Si no tienes un temporizador de cocina, puedes apañarte utilizando la alarma de tu móvil o reloj.

  1.   Elije una tarea concreta
  2.   Configura el temporizador en 25 minutos
  3.  Trabaja en ello durante el tiempo establecido
  4.  Mi primer consejo es que para empezar utilices tareas mecánicas, como subrayar apuntes, hacer ejercicios, test, resúmenes o esquemas.
  5.  Cuando suene el temporizador, tomate un descanso de 5 minutos para tu cerebro.

Otro consejo importante es que este tiempo lo utilices en desconectar de otros elementos que impliquen seguir haciendo la misma tarea, en este caso leer, así que queda descartado coger el móvil para wasapear o meterte en las redes sociales. En vez de eso, levántate, tomate algo rápido, despéjate un poco y de este modo estarás fresco para continuar.

Esto sería un cuarto de sesión (una sesión completa está formada por 4 “pomodoros”), por lo que habría que repetir 3 veces más este procedimiento. Al llegar a la 4 “pomodoro” puedes tomarte un descanso de 20 minutos.

En la siguiente ronda puedes incrementar el tiempo de estudio a 30 o 40 minutos, pero nunca mucho más, ya que este va en consonancia con el tiempo de descanso. y si hacemos parones demasiado largos perdemos optimización.

¿Por qué es tan eficaz la técnica de Pomodoro?

Uno de los motivos que más pesan es el problema de mantener enfocada nuestra atención. Unido al hecho de que somos nuestro peor enemigo administrando el tiempo. Nuestras mentes siempre están tratando de alejarse de la tarea en cuestión y se acaba distrayendo. Si observamos todas estas interrupciones nos daremos cuenta de que no rendimos plenamente en el trabajo propuesto.

Sin embargo, trabajar con un temporizador nos ayuda a estructurar temporalmente nuestra tarea. Y como un Pomodoro solamente dura 30 minutos, nuestro cerebro no se siente abrumado ante una tarea inmensa; Sumado al hecho de que fragmentar un proyecto hace que sea más sencillo de abordar. Incluso, para algunas personas el tictac del temporizador resulta similar al ruido blanco, pudiendo servir para filtrar otras distracciones laterales.

El método se fundamenta en la idea de que las pausas regulares pueden mejorar la agilidad mental. Adicionalmente, al prevenir la multitarea, podemos aumentar el estado de concentración atencional.

Como has podido observar la técnica Pomodoro es muy sencilla de aprender e implementar. Siendo muy eficaz para mejorar la gestión del tiempo de trabajo y de este modo aumentar la productividad. Y encima, tiene su punto de diversión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.