Antes de amar a los demás, amate a ti mism@

Seguramente, habrás escuchado la frase “antes de amar a los demás, amate a ti mismo”. Y lejos de ser un tópico es una verdad rotunda. Sobre la cual, si aprendes a descubrir el verdadero significado que encierra y, a ponerlo en práctica muchas de tus inseguridades desaparecerán.
Cuando no sabes amarte como debieras, surgen dudas sobre si los demás te pueden llegar a amar. Este punto, es el inicio de una búsqueda constante de afecto y aprobación externa, que conduce a una serie de consecuencias poco deseables, como inseguridad, posibles relaciones dependientes,  complacencia,  comparaciones con el resto de personas, etc.
Quizá esto que menciono te suene, ya sea porque lo has vivido o vives sobre tus propias carnes, o, porque conoces a personas que se encuentran en esta situación.
Normalmente, esta falta de amor propio viene derivada de nuestras experiencias previas vitales, de las cuales tienen bastante peso aquellas que sucedieron durante la infancia.
A su vez, nuestras expectativas de vida, las cuales muchas veces tienen su origen en algo externo a nosotros mismos, hacen que queramos ser como los prototipos de personas que la sociedad define como modelos a seguir… Más alto, más delgado, más exitoso, y un largo etcétera.
Pero en realidad no existe nada mejor ni peor, es todo subjetivo y dependerá del espectador que lo valore. Sin embargo, pese a que esta afirmación pueda parecernos obvia, tendemos a compararnos habitualmente con los demás, sobretodo en aspectos concretos que no nos gustan de nosotros mismos. Pues bien, seamos objetivos y justos, ya que nos comparamos con otra persona, vamos a hacerlo en su totalidad, o lo que es lo mismo desde un prisma de objetividad, con sus cosas buenas y con las que no lo son tanto. Esa percepción selectiva de posibles “defectos propios” y “virtudes ajenas” hace que nos engañemos en el proceso, ya que por muy ideal o perfecto que pueda parecernos a priorí alguien, si “escarbamos” un poco más, encontraremos muchas características que finalmente no resulten para nosotros mismos deseables.
Es necesario que aprendas a identificar si este patrón de comportamiento es algo habitual en ti. Puesto que amarte a ti mismo/a de una manera saludable (no de forma ególatra), mejorará tu vida en todos los aspectos de forma sustancial.
Por ello, voy a plantear una serie de enunciados, a los cuales puedes responder, si quieres salir de dudas y, que sin duda pueden ser muy esclarecedores, tan sólo contesta con sí o no:
1-Soy muy exigente conmigo mismo.
2- Me regaño constantemente, si las cosas no salen de la forma que espero.
3-Tengo muy claro el tipo de persona que debería ser,  me comparo con otras personas que creo que son modelos a seguir.
4- Siento que nada de lo que hago es suficiente.
5- No me muestro tal cual soy, por miedo al qué dirán.
6- Escondo mis opiniones
7- Me avergüenzo de ciertos aspectos míos.
8-Tiendo a ser complaciente con los otros.
9- Busco la solución de mis problemas, en la opinión de los demás.
10- Busco en mis relaciones que me demuestren amor y aprobación continuo.
Si has respondido a más de 4 que sí, nos está indicando que probablemente no dispones de un buen autoconcepto, ni te quieres lo suficiente. Resulta necesario que puedas conectar contigo mismo y empieces ese proceso mediante el cual consigas amarte mucho más. Esto es una tarea diaria, que no debe ser utilizada como algo pasajero, si no que debe convertirse en una filosofía de vida. Al principio puede que debido a la falta de costumbre,  te cueste cambiar estos comportamientos, pero con el tiempo los normalizarás.
Ejercicio
Cierra los ojos, ponte cómodo. Céntrate por un momento en la respiración, en como entra el aire por la nariz, cómo va hasta el estomago y este se hincha, reten ese aire (cuenta lentamente hasta tres) y exhala lentamente.Permite que tu cuerpo se relaje con cada inspiración y, al exhalar suelta todas las posibles cargas.
Ahora, lleva a tu mente la imagen de una persona que sea importante para ti, por la que tengas unas sentimientos de afecto, de amor significativos. Plantéate, ¿Qué cosas haces por ella, por ese afecto que os une? piénsalo detenidamente…
Nuevamente, busca a otra persona diferente que sea importante para ti y repite el mismo proceso
Puedes hacerlo con varios sujetos diferentes que quieras. Recuerda, estos deben ser seres muy queridos por ti.
Ese listado de cosas que haces por ellas, como forma de cuidarlas, de mostrarles el amor que las profesas. Ahora lo harás por ti.
Para ello, ten
presente la siguiente frase “Me tratare como a esa persona especial a la que amo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *