Cómo bajar de peso y no morir en el intento

Para las persona con sobrepeso, que intentan adelgazar mediante innumerables dietas y nunca llegan a alcanzar sus objetivos de perdida de peso, la percepción de su autoimagen suele estar dañada.
Como es bien sabido, los canones de “belleza” que marca la sociedad son un factor de mucha relevancia a la hora de formar nuestra autoimagen,por lo que afectan directamente en la percepción que la persona posee sobre sí misma.
Pero además subyacen otros factores que conducen a la persona a comer en exceso (salvo que posea una problema físico como un desequilibrio hormonal), introduciendo en su cuerpo un numero elevado de calorías que al no ser quemadas se acumularan en la reserva de grasa.
Los motivos más frecuentes son:
– La comida que ingieren es un sustituto del afecto, por lo que lo que la comida sacia es un tipo de hambre muy distinto.
– Un habito inculcado por la madre o el padre (o ambos) acerca de la comida, “comete toda la comida del plato, pues hay niños que se mueren de hambre”. Mediante la idea de no derrochar y pese a que el cuerpo no quiera más se sigue comiendo. Estas son afirmaciones muy poderosas que se fijan poderosamente en nuestro inconsciente.
– Que la persona tenga miedo al compromiso, a mantener una relación para la cual no se siente preparada, y prefiera inconscientemente mostrar una apariencia poco “atractiva”. De este es la primera que no se ve atrayente para sí misma, ni para los demás por lo que la confianza y la autoestima se ven mermadas.
A continuación, voy a indicar unas pautas saludables para las personas que deseen bajar de peso:
– Come siempre en horas establecidas, mantén un horario de comidas.
-Mastica lentamente toda la comida, pues el cerebro (hipotálamo) necesita alrededor de 20 minutos para dar la señal de saciedad.
-Come saboreando y prestando total atención a los alimentos que comes, despierta tus sentidos.
-Vigila si comes como forma de gratificarte, o si lo haces para apaciguar el estrés y malestar.
– Come en una mesa, sin hacer otras cosas, presta atención total a lo que haces ¡sólo come!.
-Bebe mucha agua, contribuirá en la sensación de saciedad, e hidratará el organismo.
-Come frutas y verduras y elimina productos refinados, procesados, con mucha grasa y azúcar.
– No trates ningún alimento como si fuese tabú.
– Se flexible contigo, si un día comes algo poco saludable ,no te “fustigues”.
– Elimina al principio elementos distractores como la televisión.
Y para terminar, aunque no menos importante, no olvides hacer deporte, pues aumentará el gasto calórico, tonificará el cuerpo y proporcionará sensación de bienestar.
“Cuando camines camina, cuando comas sólo come”– Proverbio Zen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *