Siempre mantén la mente abierta

Muchas situaciones en la vida requieren que cambiemos, incluso si no queremos hacerlo, por lo que lleveramos un buen trecho de camino avanzado, si ya nos hemos puesto a trabajar en un cambio de perspectiva.
Cuando te apegas a una única forma de resolver problemas, la consecencia directa será que dispondrás de menos herramientas para enfrentar nuevas situaciones. De hecho, las personas tendemos a aferrarnos a la primera solución que elegimos, como la más adecuada, pudiendo cerrar la puerta a otras posiblidades.
Frecuentemente, nos sentimos cómodos en los habitos que hemos establecido, pero si te detienes a pensar sobre cómo es tu vida, encontrarás comportamientos muy arraigados hacia una gran variedad de situaciones o elementos. Desde productos que consumes, como marcas concretas que no cambias por otras, hasta como te ralacionas con determinadas personas, y en algunos casos no te afectará en tu bienestar, pero en cambio en otros puede ser muy limitante.
Mantener la mente abierta implica a todas las áreas que te rodean, ya sea conocer gente nueva, cambiar los restaurantes donde comes, modificar tus actitudes, Y de este modo, realmente enriquecer tu vida. Para realizar estos cambios es importante que mantengamos una disposición no prejuiciosa. Esto se consigue con una mentalidad curiosa, mediante la cual puedas explorar las diferentes opciones, para elegir la que te resulte más ventajosa de según la ocasión. Además, la mente abierta encuentra toda interacción como una posibilidad nueva de aprendizaje. Con ese fin debes de dejar aparcado criterios mediante los cuales consides que la única realidad es la que posees. Ya que toda persona nos puede enseñar y aportar elemento s de gran valor.
Por otro lado, cuando una persona se encuentra cómoda ante los posibles cambios, le resulta más sencillo enfrentarse a los desafios que surgan.
Prácticas como el yoga, la meditación en general y el mindfulness, nos pueden ayudar a entrenar esta parte de nuestro cerebro, que nos posibilita tener una mente abierta.

“Sed como la fuente que siempre se derrama y no como el estanque que siempre contiene el mismo agua”. Paulo Coelho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *