Supera la adición a la comida chatarra

  1. Es bien sabido que lo que la comida chatarra como su nombre indica no es saludable para nuestro organismo, pudiendo desncadenar problemas cardiacos, presión arterial alta, diabetes, etc. Pero abiendo que estan perjudiacial, ¿Por qué es tan adictiva?
    El principal motivo es que es una comida muy sabrosa, esto qiere decir, que esta cargada con saborizantes, azucares, colorantes, grasa, sal y aditivos que dan lugar a una experiencia muy placentera, lo cual genera una cierta adicción. Otros aspectos, como la apariencia, el olor y la textura son elementos muy estudiados por los fabricantes de alimentos, que buscan una combinación “perfecta” para que estos alimentos resulten de lo más apetecible para nuestro cerebro, y de este modo nuestro cuerpo demande más. Además la propia composición elevada en hidratos, grasa, sal y azucares produce un golpe de energia inmediata, estimulando la dopamina y la serotonina en nuestro cerebro, los cuales desencadenan una sensación placentera. Por eso, nada más tomarla sentimos bienestar, nos sentimos contentos, relajados e incluso eufóricos.
    Aquí es donde la psicobiología de la comida basura produce su efecto adictivo realmente funciona en contra de usted. Al comer algo sabroso tu cerebro guarda esa sensación, la proxima ocasión que la persona vea, huela esa comida, el cerebro comenzará a desencadenar respuestas que evocan los recuerdos de cuando lo comio, desencadenando respuestas como la salivación, dando lugar a una sensación de necesidad (ansiedad) por comer ese alimento.
    La buena noticia es que, podemos descondicionar esta dependencia con una serie de pautas.
    Reduce la cantidad de comida chararra ingerida, cuanto menos comas, menos ansiedad te generara.
    -Evita comprar comida procesada con la que llenar tu nevera, de este modo evitarás la tentación.
    -Come más lentamente. En ocasiones no comemos, sino que engullimos, si comes despacio tu cerebro se saciará adecuadamente. Pues este tarda alrededor unos 20 minutos.
    -Compra alimentos saludables variados que puedas combinar. Comer sano no tiene porqué ser aburrido, el cerebro busca la novedad y en la variedad esa el gusto.
    -Encuentra maneras alternativas de aliviar el estrés. Muchas personas cuando están estresadas, aumentan la ingesta de alimentos hipercalóricos, pues en ese momento el cerebro demanda un “chute” de energía, y la comida chatarra es un buen candidato. Canaliza esa energía a través de alternativas saludables, como el ejercicio físico, la relajación, la meditación o diversos hobbies a tu elección.
    Lo que comemos influye en nuestra salud física y mental, pudiendo mejorar nuestra calidad de vida o empeorarla. Nuestra salud es algo muy serio, no minimices el problema. Trabaja la fuerza de voluntad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *