Enseña tolerancia

La tolerancia es una actitud de respeto y apertura hacia las diferencias que se dan entre las personas. La tolerencia hace referencia a las diferencias étnicas, religiosas, de género, a personas con diversidad funcional intelectual y/o física u otras otras diferencias.
La tolerancia implica respetar a todas las personas, e incluso poder aprender de estas, esto se lleva a cabo valorando las diferencias, salvando las brechas culturales, rechazando los estereotipos arbitrarios, buscando un espacio común y generando vínculos positivos. La tolerancia, en muchos sentidos, es lo opuesto al prejuicio.
Esto no significa que todos los comportamientos deban de ser aceptados, aquellos que no respetan o dañan a otros, como el uso de la violencia, la intimidación o comportamientos que rompan con las reglas sociales como robar, no deben ser tolerados. La tolerancia capta a las personas tal cual son, pero dentro de un marco de conducta adecuado a la convivencia en sociedad, en donde se de un respeto entre los seres humanos, sabiendo que la libertad de un individuo termina donde empieza la del otro.
La tolerancia es algo que se aprende desde edades tempranas, mediante actitudes sutiles que son aprendidas por los niños, estos, desarrollan sus valores en gran medida, reflejando (imitando) los valores y actitudes de sus modelos de conducta, padres, madres, profesorado, etc.
Los padres y madres que demuestran (o modelan) la tolerancia en su día a día envían un mensaje extremadamente poderoso, dando lugar a hijos que aprender a apreciar las diferencias.
Pero ¿Cómo pueden los padres enseñar la tolerancia?

  • Hablar en familia sobre la tolerancia y el respeto, fomenta que los niños aprendan sobre los valores que se quieren transmitir. Permite que tus hijos hablen con libertad de sus inquietudes y miedos.
    Darles la oportunidad de jugar y cooperar con otros. Esto facilita que los niños aprendan de primera mano que todo el mundo está lleno de personas diversas.
  • Los padres y madres deben observar sus propias conductas para de este modo ayudar a sus hijos a valorar la diversidad, tratando de corregir los estereotipos y prejuicios adquiridos, mostrando respeto por todas las personas.
  • Elimina chistes y bromas sobre personas diferentes a ti, pues los niños siempre observan y pueden interiorizar y replicar lo escuchado, las bromas no siempre son inofensivas y perpetúan estereotipos.
  • Reconoce y respeta las diferencias dentro de tu propia familia. Demuestra la aceptación de las habilidades, intereses diferentes de tus hijos. Valora a cada miembro como ser individual.
  • Trata a los demás como les gustaría ser tratados, no como te gustaría ser tratado a ti, pues cada persona es diferente y única, por lo que tus preferencias no tienen porqué coincidir con la de los otros.

La tolerancia consiste en ver ciertas cosas con el corazón y no con los ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *