Cómo ser asertivo

La asertividad es un estilo de comunicación que consiste en defender tus derechos, expresar tus opiniones, o dudas, sin temores, y sin actuar de manera agresiva o pasiva, respetando los derechos de las demás personas.
En definitiva, la asertividad sería el equilibrio entre la expresión de mis necesidades sin frustrar, ni herir a nuestro interlocutor.
Ser asertivo es una habilidad que requiere práctica y constancia, cuanto más la usemos mejor funcionaremos a nivel social e individual .
Estas son algunas ideas para empezar:
-Empieza poco a poco, por situaciones sencillas, como cuando alguien se te cuela en la cola del autobús, para progresivamente abordar situaciones que te resulten más complejas.
-Aprende a decir no, has de saber que no eres egoísta por establecer límites saludables, los cuales son necesarios en toda relación social.
Utiliza respuestas asertivas con reconocimiento (o asertividad empática), es decir, me expreso empaticamente entendiendo tu postura pero a su vez te muestro la mia. Así evitamos que la conversación se torne agresiva. Entiendo porqué actuas así/ comprendo lo que sientes…., y tienes derecho a ello, pero…”
-Deja atrás la culpa. Aquellas personas que habitualmente son pasivas y normalmente acceden a todo lo que los demás les piden, pueden sentirse culpables al poner límites o decir que no, deben cambiar pensamientos negativos como “soy una mala persona por no prestar dinero a un amigo” por otros realistas positivos [como]” merezco no arriesgar mi estabilidad económica.
-Expresa sus necesidades y sentimientos. No asumas que los demás entenderán automáticamente lo que necesitas. Tienes que comunicarte y expresar de forma clara, respetuosa y especifica lo que te ocurre y qué esperas de la otra persona. Empieza hablando desde el “yo” me siento así, y necesito… esto hace que la gente se ponga más en tu lugar.
-Jamás etiquetes a la otra persona, si quieres expresar tus sentimientos debes saber cómo hacerlo, no es lo mismo decir “eres un innutil” que “esto que has hecho no está bien hecho, porque…”
-Céntrate y se concreto en lo que expreses, no saques a relucir minucias o trapos sucios, que nada tienen que ver con lo que realmente te molesta o preocupa.
-Nunca insultes ni grites a la otra persona pese a tu enfado, todos merecemos respeto, al igual que tú lo necesitas.

 

Si tienes que decir sí, dilo con el corazón abierto. Si tienes que decir no, dilo sin miedo. Paulo Coelho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *