Qué hacer ante el acoso laboral

Qué hacer ante el acoso laboral

El mobbing, o acoso laboral, se corresponde con un tipo de conductas hostiles o vejatorias a las que es sometida una persona en el ámbito laboral, por parte de sus compañeros y/o sus superiores, pudiendo provocar problemas psicológicos y profesionales. El mobbing puede generar emociones tales como la ira, el miedo y la tristeza. Cada una de estas emociones sostenidas en el tiempo y descontroladas, provocan el desbordamiento de las mismas, pasando a ser emociones inadaptadas (tristeza-depresión, miedo-paranoia)

Para poder superar las múltiples y nefastas consecuencias vamos a ver unas estrategias:

  • Identifica el problema. La persona debe ser consciente de que está sufriendo acoso y tiene que tomar una serie de medidas al respecto, teniendo claro en todo momento que no es responsable, y ni mucho menos merecedor de esta situación. Pero no sólo el trabajador debe ser el que se implique en la situación. La empresa debe prevenir este tipo de situaciones dotando a sus trabajadores de cursos formativos sobre el mobbing, del mismo modo, se tienen que realizar auditorías éticas, por parte del departamento de recursos humanos (o de manera externa).
  • Reduce los pensamientos perturbadores. Cuanto más pensamos en algo, más crece en nuestras mentes, así que si controlamos nuestros pensamientos evitaremos las emociones negativas que le acompañan. Cada vez que pensamos en un evento emocionalmente significativo, lo revivimos. Nuestro cerebro no distingue entre un evento real, un evento recordado o incluso un evento ficticio. Cuando los pensamientos intrusivos entran en nuestras mentes, es imperativo romper el ciclo. Decirnos palabras como, “¡ALTO!” “¡NO!”. Otra manera de interferir con los mismos es hacer actividades que interrumpan los pensamientos.
  • Defiende tus derechos, se asertivo (nunca agresivo), muchos agresores se crecen ante el miedo que provocan. Además, esto ayudará a mantener tu autoestima.
  • Registra las agresiones, para poder interponer una demanda judicial. Del mismo modo, no se debe ocultar el acoso, pues mediante el silencio se favorece la impunidad de los maltratadores.
  • Recurre al humor. El humor fomenta un estado emocional positivo.
  • Identifica tus respuestas fisiológicas, esto nos ayuda a aprender a sobrellevarlas e incluso controlarlas, Existen diferentes técnicas que ayudan a controlar la respiración agitada y a relajar los músculos, como el yoga, la respiración profunda, la meditación, la relajación progresiva, etc.
  • Muévete. Las actividades físicas aumentan los niveles de endorfinas las cuales incrementan la sensación de bienestar.
  • Identifica la emoción que sientes (estoy enfadado, estoy triste, tengo miedo, estoy confundido, etc.) y pregúntate, ¿Cómo me quiero sentir? Me quiero sentir tranquilo, seguro, alegre, etc. Entonces pregúntate, ¿Qué pasos puedo dar para sentirme así?, haz pequeños cambios.

 Recuerda, que la persona que sufre acoso tiene todo el derecho a sentir las emociones que siente, pero debe tratar de que estas no limiten y embarguen su vida.

 

 

  

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *