El peligro de los selfies

 El peligro de los selfies

Cada vez es más frecuente que se posteen autorretratos (selfies) en redes sociales como Facebook, twitter e Instagram.

El uso desmedido de las redes sociales, relacionado con la publicación de fotografías que muestran a la persona en sus diferentes aspectos, concretamente los selfies, puede tener consecuencias muy negativas; como el desarrollo de una adicción a los mismos, o la aparición de rasgos narcisistas, los cuales giran en torno a una preocupación excesiva por sí mismo y sobre cómo es percibido por los demás.

Y por último, otra consecuencia cada vez más habitual, resulta los accidentes mortales derivados de las conductas negligentes orientadas a conseguir un selfie que dé lugar a muchas valoraciones positivas.

Pero no todo es negativo, el selfie por sí solo es una forma más de compartir experiencias y de divertirse. También es una excelente forma de subir la motivación ante objetivos específicos como bajar de pesoEl problema aparece cuando se convierte en un fenómeno obsesivo y/o con signos narcisistas. Por algo es bien sabido, que todo en su justa medida, alejándonos de los excesos, puede ser muy positivo.

¿Por qué los selfies se han vuelto tan populares?

Los expertos dicen que la popularidad de los selfies se deriva de un compendio de factores:

Para empezar, los smarthphones hacen que sea extremadamente sencillo tomar selfies y compartirlos con amigos. En ocasiones, simplemente por el hecho de estar conectados con los demás, pero sin embargo, debemos de tener en cuenta que a nivel cultural tenemos muy arraigadas las conductas de competitividad, y estas pueden surgir al compararnos con el resto.

Como sociedad, hemos evolucionado hacia un nuevo tipo de cultura que se comunica a través de las nuevas tecnologías (TIC´s). Donde nos sentimos atraídos por imágenes, de lugares, de personas, de eventos. En una sociedad de este tipo, el selfie ha encontrado un lugar de excepción.

Otra razón por la cual los selfies tienen tanta aceptación social, es debido al hecho de que las caras obtienen más “likes”, ya que, los seres humanos tendemos a centrar nuestra atención en los rostros, por una cuestión evolutiva, pues es en las caras a través de las diferentes expresiones y microexpresiones, donde captamos mayor información sobre los estados emocionales del otro.

Varios estudios sugieren que las imágenes en las que aparecen caras suelen obtener más opiniones y mejores valoraciones. Así que la gente, puede optar por el selfie como un recurso para conseguir más “likes”.

Por otro lado, los medios de comunicación social en sí, han propiciado un entorno en el que las personas se ven obligadas a pensar en sí mismos, publicar y compartir todo lo que están haciendo. Sobre todo, los jóvenes (nativos digitales), estimulados por el deseo de ver lo que los demás exponen, comparten sus experiencias personales, produciéndose una competitividad que da lugar a la autoexposición. La cual que puede mostrar la vida de una persona anulando su privacidad, pudiendo exponer a la persona, sobre todo si ésta es menor de edad, a una gran cantidad de peligros. Y todas estas nefastas consecuencias, con el único objetivo de obtener un aumento de seguidores.

¿Las personas que se hacen selfies son narcisistas?

Varios estudios apuntan el porqué algunas personas publican de manera obsesiva un gran número de selfies al día, encontrando dos posibles teorías al respecto; bien por poseer una personalidad narcisista, o en el otro extremo, por tener una baja autoestima (extremos que muchas veces coinciden).

En cuanto a las personas narcisistas, la explicación se basa en que estas, se centran en sí mismas y tienen una visión excesivamente egocéntrica y una necesidad constante de captar la atención de los demás.

Con respecto a la baja autoestima, teniendo en cuenta que los usuarios más habituales de este recurso suelen ser adolescentes, cuyo autoconcepto y autoestima pueden ser muy frágiles, en donde el grupo de iguales (personas de la misma edad) suele tener una gran relevancia. Es normal que debido a su vulnerabilidad y a la necesidad de aprobación recurran al selfie como modo de expresión.

Además, algo a resaltar en las personas con baja autoestima, es su búsqueda de valoración propia en el exterior, es decir, su autoestima se ve fortalecida con las opiniones ajenas positivas hacia su persona.

Sin embargo, este tipo de forma de proceder es poco saludable, puesto que una correcta autoestima debe de partir de uno mismo (autoestima intrínseca), desde el conocimiento propio de la valía personal, y no basada en una dependencia de la valoración externa.

Esto no quiere decir, que no sea adecuado socializar compartiendo fotografías propias, puesto que mostrar nuestra autoimagen socialmente, de forma equilibrada (sin excesos) puede ser positivo, pues responde a cómo nos definimos a nosotros mismos y nos presentamos a los demás. Haciendo un ejercicio de confianza en las percepciones, evaluaciones y juicios de otros (que no de dependencia) para de este modo desarrollar nuestro yo social.

A modo de conclusión, se puede extraer tras varios estudios, que el fenómeno “sefie excesivo” en la mayoría de los casos, no tiene por qué ser patológico, puesto que los autorretratos se han convertido en una norma a nivel mundial.

¿Por qué la gente arriesga sus vidas por un simple selfie?

Puede estar relacionado con un concepto llamado comparación social competitiva, en el que las personas tienden a compararse con los demás, siendo en nuestros días el medio online el más utilizado, con el fin de tratar de superar a amigos y conocidos, mediante imágenes que intentan mostrar que sus vidas son más interesantes. Desde esta perspectiva competitiva nadie quiere ser superado.

En cierto modo, un seflie es la prueba de que realmente estabas en un lugar determinado, divirtiéndote, por lo tanto, los selfies revelan cómo la gente quiere mostrarse a los demás. Pero llegado a un punto la normalidad aburre, y determinadas personas buscan marcar la diferencia y obtener “likes” a toda costa. Conseguir fotos impresionantes en un entorno impactante, hace que algunas personas se arriesguen con el fin de subir la foto perfecta. Tanto es así, que en Rusia las autoridades han tenido que lanzar campañas de advertencia sobre el peligro de los selfies y el uso adecuado de los mismos, debido a que varias personas han perdido la vida intentando inmortalizar un selfie en circunstancias de alto riesgo. Como es el caso de personas que se han precipitado al vacío tras posar en cornisas de rascacielos, o la reciente muerte de dos jóvenes que retransmitieron su propia muerte, tras conducir en estado de embriaguez, a gran velocidad, mientras mostraban al mundo las ventajas de su forma de vida. Estos sucesos no tienen que caer en saco roto y pese a las terribles consecuencias, deben llevarnos a una reflexión acerca de la necesidad de límites, sobre todo si ponen en riesgo las vidas de terceras personas.

Cómo superar la dependencia a la exposición social

Si valoras que el hecho de mostrar públicamente tu imagen en las redes sociales, se ha convertido en algo obsesivo, sería conveniente que limitases el acceso a estos sitios, especialmente aquellos que tienen más probabilidades de presentar retroalimentación negativa. Las personas con baja autoestima de manera más recurrente tienden a tener pensamientos distorsionados sobre sí mismos (como apreciaciones negativas del tipo me veo mal).

Es adecuado buscar maneras de interrumpir estos pensamientos, mediante actividades que interfieran con los mismos, es decir actividades que mantengan nuestra mente ocupada y nos hagan sentir bien, por lo que contribuirá a mejorar nuestra autoestima y mejorar nuestro estado anímico.

Y recuerda, es importante que se recurra a un profesional en los casos en que la situación resulte inmanejable o no se disponga de las suficientes herramientas para afrontarla.

 

“La virtud está en el término medio”. Aristoteles

 Resultado de imagen de dangerous selfies

El peligro de los selfies

One thought on “El peligro de los selfies

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *