13 Razones por las que vivir

La serie de televisión, Por trece razones, es una adaptación de Neflix a un libro escrito por la autora Jay Asher. Dicha serie ha causado verdadero furor popular. En la misma se cuenta que una estudiante de instituto, Hannah Baker, decide quitarse la vida, haciendo una exposición pública de los hechos que la han conducido a tomar la fatal decisión. A través de 13 cintas, la protagonista muestra de forma bastante descriptiva los dramáticos hechos, poniendo en la palestra parte de las diversas manifestaciones de un fenómeno tan lamentable como es el acoso escolar. Pero el foco debe centrarse en los resultados obtenidos por la serie, resultados que deben ir orientados a la concienciación y a la prevención tanto del bulllying como del suicidio. Muchas personas elogian esta producción, porque entienden que la precisión del relato, produce una movilización de emociones que dan lugar a una empatización con la víctima, junto con sentimientos de rechazo hacia los sucesos expuestos. Sin embargo, expertos encuentran que se puede estar “glamurizando” el suicidio e incluso normalizándolo, como una elección legitima a la hora de afrontar problemas interpersonales, conduciendo como resultado al efecto contrario, dándose un aumento de suicidios.

La mayoría de adolescentes se enfrentan a la idea de la muerte y pueden llegar a fantasear con ella. La adolescencia es una etapa compleja de muchos cambios, en la que la persona se puede sentir confundida, incomprendida e incluso creerse en posesión de la verdad. Pero lo habitual es que la mayoría de jóvenes no vayan más allá en sus fantasías. Sin embargo, encontramos de manera alarmante que las estadísticas muestran un incremento en las cifras de suicidios llevados a cabo por adolescentes. El suicidio es la tercera causa en España de muerte en los jóvenes, en edades comprendidas entre los 15 y 29 años en 2015, y en Europa es la primera causa de fallecimiento. El riesgo de suicidio aumenta dramáticamente cuando los niños y adolescentes tienen acceso a armas de fuego en casa, y casi el 60% de todos los suicidios en los Estados Unidos se cometen con una pistola.

Por lo tanto, es imprescindible la labor previa de prevención siendo necesaria la integración de programas en el currículo escolar, programas en habilidades sociales, que trabajen temas como la gestión emocional, la comunicación positiva o la tolerancia a la frustración entre otros. La falta de medidas o las actuaciones mal dirigidas pueden ser parte del problema. Por ejemplo, las cifras del suicidio se tienden a ocultar, por una creencia sin base científica conocida como “efecto Wether” o “efecto copycat”, con este nombre se conoce el aumento de los casos de suicidios derivados de la aparición de historias sobre casos reales de estos sucesos en los periódicos. El problema no radica en la exposición de las cifras, sino en la forma incorrecta de transmitirlo, en el morbo que se da a las publicación de las mismas, por ello hay que ser riguroso con una serie de medidas como no publicarlo en portada o describir detalles escabrosos e innecesarios. Pero por supuesto que hay que hablar de ello e incidir en las alternativas que existen, pues todo tiene solución excepto la propia muerte. El problema por tanto es la falta de filtros en la información, los medios de comunicación se han convertido en referentes sociales, sobre todo para los más jóvenes, por lo que su efecto puede ser devastador.

Este tema nos tiene que conducir a una reflexión, en donde debemos preguntarnos qué factores pueden estar contribuyendo a que un joven sienta que su vida carece de sentido y tenga la necesidad de acabar con ella. Es entendible que muchas personas se sientan insatisfechos y disconformes con su vida. Vivimos en una sociedad muy competitiva, la cual está llena de exigencias, que en ocasiones nos conducen a sentir que no satisfacemos nuestras expectativas o incluso dichas expectativas que intentamos alcanzar no son propias, sino impuestas por nuestro entorno, todo en pos de obtener el éxito a nivel personal, pero, ¿qué es el éxito? El éxito es un constructo subjetivo que depende de la perspectiva de cada persona, mis metas no tienen por qué ser las mismas que las de mi vecino, porque mis necesidades, mis cualidades, mis experiencias de vida son diferentes a las del otro. Cada uno de nosotros somos seres únicos e inigualables.

Como nuestra perspectiva de vida debe de ser constructiva y tener un enfoque positivo, vamos a buscar las 13 razones por las que vivir:

 

  1. La vida está llena de detalles de un valor incalculable…el amanecer, el canto de los pájaros, la sonrisa de un niño, etc…

 

  1. Pero no sólo lo que nos rodea es maravilloso, nosotros como especie somos seres con capacidades asombrosas.

 

  1. La vida es una escuela y todo lo que nos sucede bueno o malo, es un aprendizaje que bien enfocado nos resultará útil para mejorarla.

 

  1. Cada mañana es el comienzo de nuevas aventuras. La vida está en constante cambio, adaptarse a los cambios es una oportunidad en nuestro crecimiento personal.

 

  1. La vida nos conduce a amar diferentes cosas, personas y a la vida misma.

 

  1. La vida es un regalo, hay personas que desafortunadamente les es arrebatada de forma temprana y no tienen la oportunidad de poder disfrutarla.

 

  1. Como el tango dice treinta años no es nada…la vida es demasiado corta para desperdiciarla.

 

  1. Lo importante de la vida es el sentido que le damos, no la cantidad de éxitos que logramos.

 

  1. Conviértete en la mejor persona que puedas llegar a ser, para ello asegúrate primero de saber quién eres, antes de creer saber quiénes son los demás.

 

  1. Somos escultores de nuestro destino. Es nuestro reto encontrar belleza en el cielo nublado, todo esfuerzo trae recompensas.

 

  1. Lo más importante es que descubras por ti mismo cuáles son tus razones.

 

  1. Si abres los ojos encontrarás muchas más de 13 razones por las que vivir.

 

  1. La muerte nos llegará de todos modos; ¿Qué sentido tiene adelantarla?

Reflexiona antes de tomar esta terrible determinación. Ten presente las consecuencias del suicidio, las cuales por sí mismas deben de tener un efecto disuasorio, los resultados adversos sobre la familia y amigos pueden ser devastadores. Nunca sabrás lo que has podido vivir si te quitas la posibilidad de experimentarlo por ti mismo.

Muchas veces creemos que la vida nos dice “no” cuando sólo nos está diciendo espera.

Resultado de imagen de vive lavida

Artículo 13 razones por las que vivir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *