El café ¿bueno o malo?

Hay muchas personas que no imaginan sus mañanas sin su buena taza de café.

En este artículo os hablaré de los pros y los contras de esta bebida. Por ello es muy importante saber qué cantidad de cafeína es recomendable consumir al día, para no superarla, la suma total debe de incluir otras bebidas como las colas y las bebidas energéticas las cuales también contienen cafeína. Los expertos dicen que 300 mg al día es una cantidad adecuada. Por lo tanto es seguro consumir hasta 3 -4 tazas diarias. Otro factor a tener en cuenta es la duración de esta sustancia en nuestro organismo, la cafeína permanece en la sangre unas 5-6 horas.

Cada vez más investigaciones refrendan los múltiples beneficios de la cafeína, tanto en su ingesta como a nivel tópico (piel), sin embargo es necesario advertir de que consumir café conlleva unas contraindicaciones, y que hay sujetos para los que su consumo no resulta recomendado.

Contraindicaciones del consumo de café

Vamos a empezar por mostrar los puntos negativos del consumo de café que generalmente están relacionados con uno de sus principales componentes, la cafeína.

Debemos tener en cuenta que la cafeína es una droga, concretamente una de carácter estimulante, si sobrepasamos la dosis adecuada puede generar dependencia debido a su potencial adictivo.

  • La cafeína está contraindicada para aquellas personas que sufren de ansiedad, pues incrementa los niveles de la misma (ansiedad), aumenta las palpitaciones y altera los patrones del sueño debido a sus efectos estimulantes sobre el sistema nervioso.
  • La cafeína puede interactuar con algunos medicamentos. En las personas que toman antidepresivos, el café puede provocar hipertensión y dolores de cabeza. También se produce interacción en la medicación para la tiroides, así como en la asimilación de algunos antibióticos.
  • Las personas que toman suplementos de hierro deben tener en cuenta que la cafeína inhibe la absorción del mismo impidiendo la asimilación de este mineral.
  • Aumenta los niveles de azúcar en la sangre, por lo que los pacientes que tienen diabetes de tipo 2, pueden tener dificultades para regular los niveles de azúcar adecuados.
  • La cafeína disminuye la capacidad de tu cuerpo para absorber el calcio. El consumo elevado de cafeína está ligada a un mayor riesgo de baja densidad ósea de por vida.
  • Las personas que padecen hipertensión (tensión elevada) normalmente tienen contraindicado el consumo de café, por ello es importante consultarlo con el médico de cabecera para que te indique si es adecuado su consumo y en qué dosis.
  • Un exceso de cafeína, afecta al correcto rendimiento intelectual, en contraposición a una dosis moderada la cual favorece el rendimiento produciendo el efecto contrario.
  • El café es muy ácido e irritante para el tracto gastrointestinal, por lo que si sufres de acidez estomacal debes evitarlo. Siendo incluso más ácido el café descafeinado. Tampoco es adecuado para aquellas personas con ulceras o gastritis.
  • El café puede aumentar el colesterol (LDL) y los triglicéridos. Esto se debe a un compuesto del café, el cafestol, una solución adecuada es poner un filtro de papel.
  • Las mujeres embarazadas deben tener precaución en el consumo de cafeína, moderando el mismo a pequeñas cantidades o no ingerirlo, pues a través de la placenta puede llegar al torrente sanguíneo del feto, el cual no dispone de un metabolismo maduro y este no regula igual que el de una persona adulta. Por lo que es necesario que se consulte al facultativo sobre el consumo de cafeína durante el periodo de gestación.
  • Durante la lactancia también se debe regular el consumo de cafeína. Al dar de mamar esta puede pasar al niño. Consume pequeñas cantidades y siempre después de que el bebe haya terminado la toma de leche.

 

Beneficios del consumo del café

 

  • Mayor longevidad y cardioprotector. La Fundación Española del Corazón y diversos estudios publicados en revistas como The American Journal of Medicineasocian un consumo moderado de café a una menor mortalidad, sobre todo cardiovascular.
  • El café potencia la memoria. Así lo muestra un estudio, doscientos miligramos de cafeína, aproximadamente la que contiene un café, tomados después de ver una serie de imágenes ayuda a recordarlas mejor.
  • Favorece la concentración. Al ser estimulante del sistema nervioso central, aumenta la sinapsis o (comunicación entre las neuronas). Por este motivo, la cafeína tiene la capacidad de anular o reducir la somnolencia. Además, incrementa el estado de alerta y la concentración.
  • Analgésico. El café aumenta la eficacia de los analgésicos, especialmente la de los medicamentos que actúan contra el dolor de cabeza y puede aliviar a algunas personas el asma. Por esta razón algunos fabricantes de aspirina también incluyen una pequeña dosis de cafeína en la pastilla.
  • La cafeína es diurética. Puede producir un efecto diurético moderado, así como favorecer los movimientos peristálticos intestinales, además de ser un laxante perfecto.
  • Produce un efecto excitante de las contracciones musculares, por lo que se mejora el rendimiento, especialmente favorecedor para las personas que realizan algún deporte, mejorando la resistencia en entrenamientos de una duración mayor a la hora. A su vez, proporciona una mayor resistencia a la fatiga, por lo que los beneficios se duplican.
  • Fomenta la perdida de grasas. Produciendo una activación del metabolismo y reduciendo el apetito. Pero debemos tener en cuenta que si usamos edulcorantes estamos incrementando el nivel de calorías.
  • El café, normal y descafeinado, tiene un efecto protector sobre diferentes tipos de cáncer, como el de próstata, el cáncer de boca, el cáncer endometrial (también llamado uterino) y muestra cierta protección contra el cáncer de colon.
  • Previene el Alzheimer. El consumo moderado de café a lo largo de la la vida se asocia con un menor riesgo de desarrollar La cafeína ayuda a prevenir la formación de placas amiloides y ovillos de neurofibrillas en el cerebro, dos características de la enfermedad de Alzheimer. Además, otro compuesto predominante, los polifenoles, reducen la inflamación y disminuyen el deterioro de las células del cerebro.
  • El café tiene un alto contenido de antioxidantes como los polifenoles, compuestos bioactivos que previenen las alteraciones funcionales y estructurales de diversas enfermedades.
  • El café tiene efectos controvertidos sobre el glaucoma, por un lado tiene efectos protectores contra la degeneración de las células ganglionares de la retina(RGC-5), pero a su vez el café produce un aumento de la tensión ocular.

  • El café reduce el riesgo de sufrir accidente cerebrovascular. Una investigación japonesa muestra que las personas que tomaban café a diario tenían un 20% menos de riesgo de apoplejía.

Para finalizar, es necesario hacer hincapié en el hecho de comprobar qué efectos tiene el café sobre nuestro organismo a nivel individual, porque este puede resultar muy beneficioso para algunas personas y estar contraindicado para otras. Además es importante tener un consumo moderado del mismo para beneficiarse de sus propiedades. Si eliges un café con cafeína, recuerda tomarlo como muy tarde después de la comida, porque puede afectarte, sobre todo si tienes problemas para conciliar el sueño. Sería importante consumirlo acorde a los ritmos circadianos, estos están relacionados con los picos de cortisol que se producen en nuestro organismo a lo largo del día, por ejemplo, si el primer pico se suele dar entre las 8 y las 9 de la mañana sería aconsejable no tomarlo justo a esa hora, pues nuestros niveles de energía gracias al cortisol están elevados, deberíamos esperar a las 9:30 cuando esos picos han descendido y así mantenemos la activación. De manera lógica, acorde al funcionamiento de nuestro organismo, previo a la cena el café no es aconsejable, sustituye una taza de café por una de leche templada y sin duda dormirás de lujo.

 

Resultado de imagen de bebiendo cafe

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *