Cómo la forma de vestir nos influye

La psicología que se esconde detrás de la moda, es un tema interesante. La ropa que te pones dice mucho de tu personalidad, de cómo te sientes, de tus gustos, etc… Por lo tanto, la ropa tiene que ver con nuestra identidad y como nos diferenciamos de los demás.

Se trata de entender por qué una persona elige una serie de prendas y cómo le afecta, pero no se queda sólo en eso, sino que la manera en que visten las personas que nos rodean también tiene una influencia en nuestra percepción sobre ellas, y por lo tanto, nos puede influenciar en nuestras expectativas y en nuestra forma de dirigirnos hacia esas personas.

La función inicial de la vestimenta estaba orientada a la mera protección y resguardo de las condiciones climatológicas. Sin embargo, hoy en día ha evolucionado hacia una función dirigida fundamentalmente a un fin estético.

Mediante ejemplos vamos a clarificar las posibles dudas acerca del tema. En muchas ocasiones una persona se levanta baja de ánimo, y consecuentemente se viste acorde con ese estado anímico (unos pantalones anchos y una camiseta vieja puede ser una ejemplo de la elección elegida), lo cual acaba potenciándolo, es decir, si no me veo bien y me pongo ropa poco favorecedora, fomentará que continúe viéndome mal o incluso incrementará mi malestar. Un ejemplo claro y más severo de ello se ve en personas que atraviesan una depresión, las cuales llegan a descuidar su imagen física por completo, en consonancia con su estado de anhedonia (incapacidad de sentir placer por la cosas).

Por otro lado, nuestra forma de interpretar a los demás está muy influenciada con la apariencia, es decir, si vamos a una reunión de negocios y se nos presenta a un hombre con un traje y a otro con camisa y pantalones formales, probablemente nuestra mente de forma automática percibirá al hombre del traje con un cargo más alto en la jerarquía.

Las empresas conocen hasta qué punto la apariencia afecta a la percepción externa. Por ello los comerciales de servicios médicos, como la estética, en su indumentaria suelen llevar batas blancas, ¿por qué? Porque afecta al nivel de competencia que las personas perciben de los servicios ofrecidos.

En áreas tan importantes como la política tiene una gran influencia la forma de vestir, la elección de los colores no es fortuita, sino que es fruto de una decisión muy premeditada dirigida a impactar mejor en el electorado. Claro ejemplo de ello son las corbatas, el color rojo está relacionado con el nivel de energía percibido; posee una alta visibilidad por lo que se usa para llamar la atención de la audiencia. Sin embargo el color azul representa la responsabilidad, la confianza y la seguridad, dependiendo de la imagen que quieran trasladar en sus debates o comparecencias usarán un color u otro. Actualmente, la política está sufriendo un cambio acorde a la propia evolución social, por lo tanto en una época marcada por aspectos muy negativos como la crisis o la corrupción, es necesario dar una imagen de cercanía de la figura del político, por lo que cuando este se dirige directamente al pueblo, a través de mítines su vestimenta tiene un cierto toque casual o de sport.

Como comentaba al inicio, la forma de vestir nos da información sobre la personalidad del individuo e incluso sobre los niveles de confianza y autoestima que el mismo posee. Hay personas que saben resaltar sus puntos fuertes y saben cómo acentuarlos, poniendo el foco de atención sobre ellos, por otro lado a las que no les gusta la notoriedad, o que son más inseguras se visten de una manera más discreta, con el fin de pasar desapercibidas. Indiscutiblemente, los seres humanos somos bastante complejos y son muchos los factores que nos influyen y conforman nuestra personalidad, por lo que no todos los individuos entran dentro de unos patrones estandarizados y rígidos, en este caso concreto, encontramos personas con una autoestima baja que tienden a subirla haciendo hincapié en su forma de vestir.

Otro dato curioso de la ropa tiene que ver con las asociaciones que hacemos de la misma con eventos que nos ocurren en nuestro día a día. Hay personas que manifiestan tener prendas preferidas, como “el jersey de la suerte” el cual se vincula a pensamientos positivos relacionados con momentos concretos felices, estos pequeños detalles puede influenciarnos de forma beneficiosa, puesto que al ponernos la prenda dirigimos nuestros pensamientos en tono positivo, lo cual nos puede dar un empujón de motivación, aumentando nuestra confianza en momentos que lo necesitemos, como una entrevista de trabajo.

Con respecto al fenómeno fashionista, es normal que haya gente que muestre verdadero devoción por la moda. Esto tiene una explicación científica, ya que nuestro cerebro ama las tendencias, es decir, debido a que el mismo presta atención durante muy corto espacio de tiempo a las cosas y necesita exponerse a estímulos cambiantes. Se podría decir que la materia gris ama las novedades, el circuito cerebral de recompensa de hecho se estimula con ellas.

Otra teoría que explica este hecho, es la teoría evolutiva, vinculada a nuestros antepasados, si nos enfrentamos con un nuevo estimulo ambiental, de cara a nuestra supervivencia debemos atenderlo para valorar el nivel de peligro o de beneficio que nos proporcionaran los diferentes estímulos. Cuantos más podamos procesar, más se garantiza nuestra seguridad.

 

Para finalizar lo haré con una breve reflexión, no existe ropa más adecuada que otra, pero si debemos saber que la forma en qué vestimos tiene un peso en cómo nos ven los demás. Lo adecuado es tener la capacidad de adaptar nuestra indumentaria a los diferentes ámbitos de nuestra vida, buscando en todo momento la comodidad y la seguridad en nosotros mismos.

 

 

Resultado de imagen de la moda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *