¿Por qué es importante el juego para los niños?

Uno de los regalos más importantes que podemos concederles a nuestros hijos e hijas es tiempo para jugar, tanto en familia, como juego individual. Buscar ese tiempo para dedicárselo a tu hijo/os puede ser todo un reto, si pensamos en todos los deberes cotidianos que podemos tener. Pero el juego no es opcional. Es esencial. Ya que es un elemento fundamental en el desarrollo del menor. A continuación os expondré algunos de los muchos beneficios que posee el juego:

 El juego es importante para el desarrollo saludable del cerebro. El 75 % del cerebro se desarrolla desde el nacimiento del bebé hasta los 20 años. El juego durante la infancia estimula la formación en el cerebro de conexiones, y fortalece otras muchas que de otro modo desaparecerían o se debilitarían por la falta de uso.

El juego durante la niñez, la adolescencia e incluso en la edad adulta ayuda al cerebro a desarrollar aún más conectividad entre neuronas, especialmente en el lóbulo frontal, que es el centro de planificación y la toma de decisiones, gracias a la función ejecutiva que dispone de las habilidades mentales que nos permiten gestionar el tiempo y la atención, que nos sirven para planificar y organizar, así como para recordar los detalles, y para decidir lo que es y no es apropiado. También, es lo que ayuda a los niños en crecimiento a aprender a dominar sus emociones, y a usar las experiencias pasadas como medio para entender qué hacer en el presente. Estas habilidades son imprescindibles para el autocontrol y la autodisciplina, los niños que puedan usarlas adecuadamente se adaptarán mejor en el colegio.

El colegio debe fomentar espacios para la creatividad. El sistema educativo fomenta un currículo, centrado en las materias académicas; matemáticas, idiomas, sin apenas dar espacio a materias transversales, es decir materias que se dan a lo largo del año, que trabajen las habilidades emocionales, como la inteligencia emocional, o que fomenten otros espacios que trabajen la creatividad y lo lúdico. Debemos tener en cuenta que sin desarrollar la motivación del niño orientada hacia el aprendizaje en el colegio, muchos de ellos no mostrarán interés por estudiar, y la motivación aparece cuando se trabaja con metodología atrayente para los niños.

El juego como método para facilitar la comprensión. Los padres y madres pueden ayudar a los niños que están experimentando una amplia gama de dificultades en su día a día. Tales como, problemas emocionales, separación de los padres, problemas de aprendizaje, problemas de conducta, fallecimientos, etc… Pudiendo transmitirles la información necesaria de una manera lúdica que les puede resultar más fácil de entender, más cercana y menos agresiva. Por supuesto, si la problemática excede a la capacidad de actuación de los padres y las madres, es necesario recurrir a un especialista.

El juego desarrolla la “teoría de la mente” de un niño. La ” Teoría de la mente” es la capacidad de empatizar con los demás, de ponerse en el lugar de la otra persona. Los niños que juegan con asiduidad a representar papeles mediante los cuales fingen ser otra persona, aprenden abrir su mente y comprender las diferentes perspectivas, entendiendo los pensamientos y sentimientos de los demás. Una teoría bien desarrollada de la mente fomenta la empatía, la compasión y la tolerancia. La flexibilidad mental junto con una adecuada regulación emocional son claves para tener éxito en la vida.

El juego permite a los niños identificar, expresar y gestionar sus emociones. Los niños mediante los juegos, ya mencionados, de simulación pueden trabajar las sucesos que ocurren en su vida, por ejemplo lo que acontece en su casa poniéndose en el lugar de su madre o padre, o reproduciendo situaciones que les pasa en el colegio. Los niños se vuelven más conscientes de sus propios sentimientos y de los ajenos, aprendiendo a canalizarlos, expresándolos y trabajando las emociones a través del juego. Además los niños no ven las cosas de la misma manera que los adultos, por lo que pueden usar el juego para tener una mejor comprensión de ciertas experiencias de vida.

No compres todo lo que te pidan, estamos dentro de una sociedad consumista, en la cual muchos niños obtienen todo lo que quieren sin ningún esfuerzo por su parte. Debemos resistir la tentación de comprarle el último videojuego que sale a la venta, porque al final el valor de los regalos acaba diluyéndose y por lo tanto, perdiéndose. Además resulta muy importante que fomentemos su creatividad, los niños que no tienen el juguete que quieren aprenden a improvisar, una manta puede llegar a ser una capa de súper héroe, unos cojines pueden convertirse en un fuerte, tenemos que favorecer que los niños abran las puertas a su imaginación. La creatividad no florece si todo viene dado.

Los estudios han demostrado que los niños que son alentados a usar su imaginación son más creativos en su vida adulta. La creatividad no se limita al arte. Sino que la creatividad también ayuda a las personas a encontrar nuevas e innovadoras formas de hacer las cosas, abriendo otras muchas alternativas en nuestra vida.

Juega con tus hijos. El juego construye vínculos muy potentes entre los miembros de la familia. Vivimos bajo mucho estrés y esto limita nuestras relaciones, con el entorno, especialmente con nuestros seres queridos, y no debemos olvidar que necesitamos compartir momentos de calidad para disfrutar del tiempo en familia. Compartir juegos que a ellos les guste lleva a aprender mucho acerca de su mundo. También pueden servir de guía para que les muestre de modo lúdico como resolver conflictos, trabajar en equipo, fomentar el dialogo, ser solidario y otras competencias. Recuerda incluir entre los muchos y variados juegos (juegos de mesa, el futbol, etc…) juegos libres, es decir no guiados, juegos que ellos puedan crear y dirigir, así fomentamos ampliamente la imaginación.

Es importante resaltar que, no necesitas disponer de mucho tiempo, tan sólo 30 minutos diarios de calidad, pueden ser suficientes.

Aprende a disfrutar, a reír con tu familia y la propia cohesión familiar mejorará de forma notable.

Para finalizar haré una recopilación de los beneficios del juego sobre los niños, que han sido encontrado en diferentes estudios:

 

  • Les otorga una oportunidad de relacionarse con otros niños
  • Aumentan su autoconciencia y su autoestima
  • Mejora y mantiene su salud física y mental
  • Ofrecen oportunidades para la tolerancia y aceptación de los demás
  • Les permite aumentar su confianza mediante el desarrollo de nuevas habilidade
  • Otorga oportunidades para desarrollar habilidades sociales y de aprendizaje
  • Promueve su creatividad, su imaginación e independencia
  • Fortalece la resiliencia (resistencia) mediante la toma de riesgos y de desafíos, la resolución de problemas y el afrontamiento de situaciones nuevas
  • Proporciona valiosas oportunidades para el aprendizaje

 

Resultado de imagen de niños reales jugando

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *