Chantaje emocional en una relación de abuso

Cómo vencer el chantaje emocional en relaciones de abuso

Fijate en las siguientes afirmaciones, ¿Te suenan?…Tu pareja amenaza con suicidarse si intentas cortar la relación, te acusa de no amarle lo suficiente, te dice que no puede vivir sin ti. Entonces puedes que estés inmersa en una relación, en la cual tu pareja te manipula mediante el chantaje emocional, desgraciadamente el chantaje emocional es utilizado como vehículo para conseguir determinados objetivos por personas que acaban ejerciendo maltrato en la relación.

La violencia de género es una lacra que afecta a nuestra sociedad, mediante la cual el hombre abusa de la mujer por el mero hecho de serlo (de muchas formas). Este artículo menciona claramente formas de comportarse de un agresor en una relación en la cual se da violencia machista.

A continuación, facilitaré una serie de datos que pueden resultar de utilidad de cara a identificar las técnicas de una persona abusiva. Has de tener en cuenta que algunas de estas personas realizan sus métodos de manera muy evidente, sin embargo, hay otros sujetos que son mucho más sutiles.

1) La culpa, la negación y la minimización

  • Es culpa tuya que te grite/ te controle. Porque estoy tan enamorado de ti que tengo miedo de perderte.
  • Sólo te golpeo cuando estoy borracho (ayudame a dejar de beber). O cuando me sacas de mis casillas (por lo tanto es tu responsabilidad)
  • Tu madre/ tus amigos me odian. No deberías hacerles caso, ni juntarte con ellos porque no son buenos para ti, ni para nuestra relación.
  • Soy tan crítico contigo porque te amo. (“Quien bien te quiere te hará llorar”)
  • Eras mejor esposa/ novia para mí antes de que vinieran los niños.
  • Reacciono así contigo, porque me importas.
  • Otra pareja no aguantaría que bebieses nada (y yo te lo permito).
  • Sólo ha sido una bofetada.
  • Mi ex pareja me engañaba. Por eso actúo así.
  • Estábamos mucho mejor antes de que nos mudasemos a esta ciudad.
  • Eres tú la que empiezas las peleas y yo reacciono porque no puedo evitarlo.
  • Si no me llevases la contraria, si hicieses lo que yo te digo, no tendría que gritarte.
  • No me quieres.
  • No tienes tiempo para mí desde que empezaste ese nuevo trabajo/el gimanasio (u otra actividad).

¿Qué se consigue con estas conductas?

En situaciones como las referidas anteriormente, muchas personas se sienten confusas, se pueden cuestionar así mismas, porque llega un punto en el que no saben si se comportan como una histérica, si se está volviendo loca o si son percepciones sólo tuyas.

Este proceso de abuso da lugar a que la persona víctima se responsabilice de lo ocurre en la relación, creyendo que el abuso que sufre es porque se lo merece e incluso con su forma de actuar “provoca la agresión”. Esto es parte de lo que se llama indefesión aprendida.

2) Promesas de cambio

Los intentos de chantaje emocional por lo general aparecen cuando la persona que agrede se siente amenazada, por ejemplo, (si piensa que le va a dejar, o incluso, ya se ha ido).

  • Eres mi mundo. No puedo estar sin ti.
  • Tengo una enfermedad grave que no  voy a poder afrontar sin tiu ayuda. No me dejes enfrentarme sólo.
  • Acabo de perder mi trabajo. Te pido que no salgas de mi vida ahora.
  • Estoy a punto de ser desalojado de mi casa.
  • Eres la única persona que puede ayudarme.
  • No soy nada sin ti. No volverá a pasar, lo prometo.
  • Mi madre (otro familiar) se está muriendo. Es una situación muy difícil de soportar, y necesito tu apoyo.
  • No tengo familia que me apoye, me siento sólo.

Si nos damos cuenta, todo el discurso empleado gira entorno a sí mismo, a sus necesidades, a sus miedos, etc… desde un enfoque victimista a tráves del cual se intenta mover los sentimientos de la pareja (incluso dando pena), dejando claro que si no se le ayuda las consecuencias pueden ser muy graves , y por tanto, la culpable eres tú. Volviendo al tema de  género encontramos que desde una postura machista la mujer adopta la labor de cuidadora, estos ejemplos de argumentación empleadas en el chantaje son una clara visión del papel que ocupa la mujer en la sociedad.

3) Amenazas

Cuando los intentos lastimeros de dar pena no funcionan, el agresor pasa a atacar, utilizando las amenazas con la intención de cohibir y amedrentar a la víctima. Estas pueden ser desde amenazas de suicidio, de arruinar la vida de la víctima, etc…, hasta llegar al extremo de amenazarla con quitarle la vida, pero el punto de máxima gravedad llega cuando el agresor decide arrebatarle la vida a la mujer, porque si no es con él no estará con nadie más.

Ejemplos de amenazas en este punto:

  • Les haré daño a tus hijos si me dejas.
  • Estoy seguro de que a tu jefe le encantaría saber ciertos rumores sobre ti.
  • Me suicidaré si no vuelves conmigo.
  • Ni siquiera pienses en conseguirte un nuevo novio: os mataría a ambos.
  •  Tú no puedes vivir sin mí, no tienes trabajo ahora y no vales para nada.
  • Si te separas de mí, nuestros hijos no tendrán un padre, y te culparan de por vida.
  • LLamaré a los servicios sociales para quitarte a los niños, porque no eres una madre capaz de cuidarlos.
  • Pubicaré esas fotos que tengo tuyas y te destruiré la vida.

El chantaje emocional es una táctica cíclica diseñada para manipular. Se trata de la necesidad de tomar el control sobre la víctima. Si se cede a las demandas del agresor, aumentará la presión y el nivel de violencia. Todo dentro de un ciclo de violencia que se repetirá en el tiempo. En donde empezará con una fase de acumulación de tensión por parte del agresor, la fase de explosión de la violencia (diferentes manifestaciones de violencia; física,verbal.sexual,psicológica), fase de culpa y arrepentimiento, fase de reconciliación (o fase de luna de miel), fase de aparente calma.

El chantaje emocional es común en las relaciones abusivas, intentando anular la independencia y la autoestima de la víctima.

Este tipo de relaciones anulan toda posibilidad de ser feliz, por el simple hecho de ser seres humanos merecemos amor, seguridad y felicidad.

Es una situación muy compleja, pero de la cual se debe salir lo antes posible, ya que nunca mejorará. Y hay que resaltar que en ningún caso la víctima de abuso es la que debe cambiar.

Para la violencia de género hay salida.

 

vioencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *