Aprende a ser una persona positiva y cambia tu vida

Ser positivo es clave en la construcción de la autoestima y por lo tanto en la capacidad de ser feliz. Las personas que poseen una baja autoestima tienen una mayor probabilidad de tener una visión más negativa de las cosas, por lo que tienden a percibir todo peor de lo que es en realidad. Esto es un círculo vicioso que va en aumento, por lo que cada vez resulta más complicado salir del mismo. Es importante aprender a programar nuestra mente para que empiece a funcionar de manera positiva. Con más frecuencia se escucha la frase sé positivo/a, pero ¿cómo se puede conseguir esto?, te voy a dar algunas claves que siempre funcionan si se utilizan con constancia:

  • Disponer de una mente positiva aumenta las posibilidades de éxito en todas las áreas de la vida.

 

  • Ponerse unas gafas positivas a la hora de observar el mundo, hace que interpretes las cosas de manera positiva y te ayuda a ser feliz y a hacer que los demás sean felices contigo.

 

 

  • El transcurso de la vida no está exento de malas experiencias y decepciones, pero no debemos dejar que esto nos haga aislarnos, nos debe servir para rodearnos de gente positiva.

 

  • Existe evidencia científica de que funcionar en el día a día a través de una mente positiva puede disminuir los niveles de estrés y nos ayuda a mejorar la salud.

 

 

  • Vive el presente, si sólo vivimos enfocados hacia lo que queremos conseguir en un futuro, perdemos la oportunidad de vivir a diario y disfrutar de lo cotidiano. Además si solo nos centramos en lo que no tenemos, dejamos de disfrutar de las cosas positivas que tenemos.

 

  • Utiliza un lenguaje positivo, si hablamos de lo malo que es esto o lo otro (trabajo, pareja, etc…), lo que generamos son emociones negativas que no nos van a dejar disfrutar. Nuestras palabras son la expresión de nuestro pensamiento, mientras más utilicemos cosas positivas para comunicarnos, más se grabaran nuestros pensamientos con positivismo.
  • Agradece todo lo bueno que tienes en tu vida, fíjate de cada pequeña cosa positiva que te rodea, saborea la vida en todas sus partes, disfruta del momento (carpe diem).

 

  • Cambia tus pensamientos negativos por otros positivos, pensar en positivo ayuda a motivarnos y a abrirnos camino a todas las posibilidades.

 

  • Asume la responsabilidad de tus actos, no proyectes en los demás tus fallos, si no utilizamos la auto-crítica no sabremos qué cosas debemos mejorar.

 

 

  • No juzgues a los demás, debemos aprender a aceptar que las personas pueden ser o pensar de manera distinta a nosotros, no tienes que estar de acuerdo con ellos pero tampoco tienes que intentar cambiarlos.

 

  • No te compares con los demás tu eres una persona única tal y como eres, fomenta tu potencial, mejorando esas habilidades que ya tienes, pero para ello primero tienes que saber cuáles son esas habilidades.

 

  • Observa los problemas que aparecen en tu camino como momentos de aprendizaje personal.

 

  • Lucha por tus metas, intenta hacer realidad tus sueños, para ello tienes que elegir aquellos que sean realistas y plantearte objetivos a corto, a medio y a largo plazo.

 

  • Destruye la negatividad, combátela con risas y sonrisas. La risa es una terapia que ayuda a incrementar las hormonas de la felicidad (endorfinas)

 

  • No permitas que la ira te domine, cuando estás en una sensación que te produce enfado, canalízala antes de que suba y te resulte complicada controlarla, esto es lo que se denomina secuestro por parte de la amígdala.

 

  • Practica ejercicio físico, ayuda a regular los neurotransmisores, la actividad física es un potenciador de la felicidad.

 

  • Pero vamos a ir un paso más lejos, voy a daros unas claves concretas para programar nuestro cerebro hacia una vida mejor, más plena.

 

  • Encuentra las cosas que quieres conseguir, plantea los objetivos en frases positivas y haz una lista con ellos, por ejemplo; “cada vez tengo más confianza en mí mismo y soy capaz de hablar con los demás”

 

  • Mantén una actitud positiva y visualízate a ti mismo lográndolo.

 

  • Repítelas al menos tres veces al día, todos los días (por un mínimo de 21 días), cuanto más lo repitas más efectivo, conseguirás que las afirmaciones sean cada vez más poderosas.

se-positiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *