El porqué de la generación NI-NI, Motiva a tus hijos hacia el exito

La sociedad de hoy en día es una sociedad consumista en la que los padres y madres les dan a sus hijos e hijas todo lo que les piden, por muchos motivos; como el proveerles de todo lo que ellos no tuvieron, para no sean menos que los demás compañeros y/o amigos, como forma de recompensarles por el poco tiempo que a veces tienen disponible para dedicarles. Este tipo de conductas cuando se convierten en habituales hace que los hijos no sepan valorar el esfuerzo que requiere conseguir todas esas cosas porque en pocas palabras lo han tenido “todo”.

Este panorama consumista conduce al cada vez más frecuente prototipo de persona actual;” frustrada e insatisfecha con lo que tiene”. Esa frustración es el origen de la denominada generación ni-ni, cuya reflexión habitual es “si no estudio ni trabajo, no fracasaré”.

La situación de desempleo sobre todo ha afectado a los jóvenes, como consecuencia esta necesidad de puestos de trabajo a provocado una reducción de salarios y por lo tanto, una situación de precariedad, bajo esta situación la alternativa es ni estudiar ni trabajar.

Otro motivo de mucho peso y que se ha intensificado en esta época de crisis, es que muchos padres y madres viven por y para trabajar, llegando a sentirse muy estresados, frustrados porque esta situación no les permite disponer de mucho tiempo para disfrutar. Por lo que estos hijos se plantean para qué esforzarse, si finalmente no vas a ser feliz.

Una educación permisiva e incluso laxa, mediante la cual los niños y niñas no tienen a penas responsabilidades. Esta dinámica puede dar lugar a una falta de esfuerzo por conseguir pequeños logros, por lo que logros más complejos son impensables.

Falta de motivación debida como ya hemos mencionado a la poca constancia a la hora de esforzarse, a la hora de orientarse hacia el logro de metas y objetivos de todo tipo.

Para ello es importante intentar motivar a los menores y reforzarles con afecto y con palabras gratificantes desde edades muy tempranas, por las pequeñas cosas que realizan. A veces estamos acostumbrados a solo centrarnos en criticar las “cosas que se hacen mal”, sin detenernos en la importancia que tiene que ellos reciban los halagos sobre las cosas que hacen bien. La autoestima saludable es la base de una vida llena de logros.

Una técnica muy utilizada en psicología es el análisis DAFO mediante la cual se trabaja con los niños las debilidades, las fortalezas, amenazas, fortalezas y oportunidades.

Desde el conocimiento de las posibilidades, las limitaciones y las cosas que mejorar y mediante el trabajo encaminado a conseguir esos objetivos propios, conseguimos empoderar y mejorar la autoestima. Es un proceso sencillo pero que requiere de constancia, a medida que los niños o jóvenes van consiguiendo pequeños logros la satisfacción es inmediata.

Debemos recordarles que es un proceso que dura toda la vida y que “el camino se hace andando”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *